9 oct. 2004

The Video Film DVD & TV World Aztec Weblog

Si estan de acuerdo
Enviar a cine@argoscomunicacion.com

Hola

Por este conducto le hacemos llegar el desplegado que el Sr. Epigmenio Ibarra publicará en los diarios El Universal, La Jornada y Milenio. El motivo de recibirlo es para saber si estaría de acuerdo en aparecer como firmante de este desplegado.
En caso de estar de acuerdo favor de regresar este correo con su nombre completo para aparecer en dicho desplegado. cine@argoscomunicacion.com

Muchas gracias por su atención


LLEGÓ LA HORA

En los últimos días ha saltado nuevamente al primer plano del debate nacional la situación actual de la televisión mexicana. Sólo dos grandes concesionarios operan las únicas cinco redes nacionales existentes y muchos de los canales locales en las distintas entidades federativas. En ningún país democrático existe tal concentración monopólica de concesiones, canales, sistemas y frecuencias como la que se ha producido en México por acción u omisión del Gobierno Federal.

En la prensa escrita, en la industria radiofónica actúan hoy en nuestro país muchos grupos nacionales y locales. La libre competencia ha revitalizado estos medios haciéndoles avanzar al ritmo que el país y la sociedad exigen, en tanto que la televisión, con su enorme poder de penetración, parece haberle dado la espalda a nuestro tiempo.

No deben el Gobierno Federal y el Poder Legislativo eludir ya su responsabilidad ni por temor, ni por presiones, ni por una supuesta rentabilidad política dar carpetazo otra vez al debate. Tampoco los ciudadanos podemos quedarnos con los brazos cruzados. No nos equivoquemos; el futuro del país está en juego. Es preciso actuar, en el marco de las leyes vigentes, para abrir, para modificar la actual estructura monopólica. Los mexicanos necesitamos, merecemos, una televisión abierta, plural, rica y diversa, reflejo fiel del México que queremos ser y no de aquél que debemos dejar atrás.

APERTURA YA

Como no hay competencia real en la televisión estamos condenados a consumir diariamente contenidos de baja calidad que no reflejan la diversidad, la riqueza, la complejidad de nuestro país. El único entretenimiento, la información a la que muchos millones de mexicanos tienen acceso está marcado, acotado por sólo dos miradas, sólo dos versiones del mundo y de la vida.

Como no hay competencia real en la televisión tampoco hay oportunidades para que el talento artístico, la iniciativa empresarial puedan expresarse, crecer, desarrollarse más allá de los angostos límites que fijan las dos cadenas que monopolizan la televisión mexicana. Tampoco puede crecer la inversión publicitaria y menos aun diversificarse beneficiando con su derrama a otros medios, en tanto que otras áreas estratégicas de la industria del entretenimiento, como la música y el cine nacional, que deberían avanzar de la mano de la televisión como sucede en los países desarrollados, viven un terrible estancamiento.

Como no hay competencia real en la televisión la democracia mexicana está encadenada a un poder mediático, que casi sin contrapeso alguno, suele caer en la tentación de interpretar a su gusto, desplazar, sustituir e incluso usurpar la voluntad ciudadana.

Demandamos la apertura de nuevas redes nacionales, de mas canales locales concesionados a empresas, a conglomerados de medios, a organizaciones sociales comprometidas y capaces de competir libre y limpiamente para elevar la calidad de la TV nacional. Demandamos la creación de un instituto ciudadano que acote la discrecionalidad del ejecutivo, regule la entrega y operación transparente de las concesiones e impida la concentración monopólica. Demandamos el fortalecimiento de la televisión cultural, la transformación de los canales gubernamentales en canales de Televisión pública y exigimos el establecimiento inmediato de reglas claras para la equitativa competencia electoral de los partidos políticos en la TV.


MÉXICO TE QUEREMOS VER